El precio de los paneles solares ha bajado en los últimos años más de un 80%, su madurez de mercado es clara, no creemos que los precios vayan a bajar mucho más.

Sin embargo, al mismo tiempo van a subir otros costes asociados a las instalaciones, como el salario y la importancia de los instaladores en el mercado. También hay que considerar la pérdida de ahorro que tendrá si espera varios años en hacer la instalación.