Como bien sabes, el autoconsumo fotovoltaico ha ganado gran importancia en estos últimos años en España. Todo gracias a la caída de precios que han experimentado las placas solares y al fin de diversas trabas burocráticas que han dificultado su desarrollo. Un cúmulo de estas cosas ha hecho que el autoconsumo sea una opción muy atractiva tanto para particulares como para empresas.

 

En los siguientes párrafos resolveremos algunas dudas relacionadas con el autoconsumo fotovoltaico para que puedas conocer más detalladamente el funcionamiento y beneficios de estas.

 

Lo esencial del autoconsumo fotovoltaico

 

El autoconsumo fotovoltaico consiste, principalmente, en la producción de electricidad para el consumo propio a través de paneles solares. Estos paneles transforman la luz recibida del sol a través de sus células en electricidad gracias al efecto fotovoltaico.

 

La corriente generada es continua y por lo tanto no apta para los equipos eléctricos de nuestra vivienda. Es por esto por lo que necesitamos un inversor que transforme la corriente recibida en alterna para poder consumir esta energía.

 

Aparte de las placas y el inversor, existen otros equipos de protección y medida que aseguran el correcto funcionamiento de la instalación. Algunos de estos equipos son: optimizadores, estructura de soporte, batería…

 

La vida útil de una instalación suele ser de entre 25 y 30 años de media, siempre prolongable en algunos casos si se ha cuidado la instalación. Cuando el rendimiento disminuye entorno a 10-20% se recomienda hacer una inspección.

 

Situación legal del autoconsumo

 

Las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico nunca han sido ilegales en España, como mucho, se puede afirmar que se hallaban en un estado de alegalidad, pues no existía una normativa específica al respecto que las regulase.

 

En 2015, cambió, aunque sí es cierto que este primer marco normativo dificultaba en gran medida el desarrollo del autoconsumo. A partir de 2018 (con la derogación del impuesto al sol) y, actualmente, la legalización de una instalación de autoconsumo fotovoltaico se ha simplificado bastante. En el caso de instalaciones de gran tamaño, superiores a 10 kWn, el trámite es algo más costoso, dado que se requiere la elaboración de un proyecto, y a partir de 25 kWn se debe pasar una inspección realizada por un OCA.

 

Todos estos trámites adicionales, normalmente no se llevan a cabo en instalaciones para viviendas o pequeños negocios, ya que éstas rara vez sobrepasan los 10 kWn. En cualquier caso, el cliente no se verá involucrado en ninguno de estos procedimientos puesto que desde Ubora nos encargamos de todo el proceso de legalización.

 

Precauciones

 

Antes de realizar una inversión para tu instalación es conveniente que tengas en cuenta los siguientes puntos:

 

  1. Exigir un estudio técnico-económico de la empresa instaladora, con datos reales de tu vivienda, como facturas o hábitos de consumo.
  2. Comparar al menos dos presupuestos y estudios. Pero siempre comparando “manzanas con manzana”. No es lo mismo comparar un presupuesto que te ofertan paneles vidrio-polímero con un presupuesto que te oferta vidrio-vidrio.
  3. Conocer al detalle los equipos técnicos que se van a instalar. Como modelo, marca y garantías.
  4. Disponer de una garantía a todo riesgo de tu instalación de como mínimo 5 años.
  5. En el contrato firmado deberá incluir la legalización de la instalación, su puesta en marcha y monitorización.
  6. Obtener acceso al sistema de monitorización.
  7. Una vez finalizada la instalación, solicitar los documentos que acreditan su legalización.

 

Desde Ubora completamos cada uno de los pasos comentados anteriormente al pie del cañón y te asesoramos desde el primer momento. Si deseas información solo necesitas contactar con nosotros pinchando AQUÍ.

Presupuesto gratuito

Nuestro equipo contactará con usted lo antes posible.

Gracias por tu mensaje.
Ha ocurrido un error. Por favor, inténtelo de nuevo más tarde.

Puede que también te interese